Nüwa da vida al sueño de una ciudad en Marte. Abiboo Studio lidera el diseño arquitectónico de una ciudad, autosuficiente y sostenible, que puede albergar a un millón de seres humanos en el planeta rojo.

Nüwa forma parte de un trabajo científico para The Mars Society realizado por la red SONet

Proyecto Nüwa es parte de un trabajo científico para The Mars Society realizado por la red SONet. Se trata de un equipo internacional de científicos liderado por el astrofísico Guillem Anglada.

Nüwa da vida al sueño de una ciudad en Marte

Los diseñadores de Nüwa han tenido en cuenta las condiciones atmosféricas descritas por los expertos. Y la han situado, como una ciudad vertical, en la ladera de un acantilado de Marte.

«Si construyéramos los edificios en Marte como en nuestro planeta, explotarían por la presión»

Hay que tener en cuenta que la gravedad del planeta rojo es un tercio de la de la Tierra.

«Si construyéramos los edificios como en nuestro planeta, explotarían por la presión», señala Alfredo Muñoz, fundador de Abiboo Studio.

Te lo contamos en conideintelligente.com, el portal que ofrece información para decidir a la gente intelligente.

La primera decisión fue situar la ciudad de Nüwa en la ladera de uno de los grandes acantilados de Marte con gran acceso a agua, en Tempe Mensa – Ilustración: Abiboo Studio.

Nüwa, Abalos City y Marineris City

Se han diseñado cinco ciudades, con Nüwa como capital y una capacidad para albergar una población de entre 200 mil y 250 mil personas cada una.

Es un modelo flexible y escalable que podría aplicarse en otras zonas de la superficie marciana

Otras ciudades propuestas son Abalos City, en el polo norte y que sirve para extracción de hielo, o Marineris City, en el cañon más grande del sistema solar.

Se trata de un modelo flexible y escalable que podría ser fácilmente aplicable en muchas otras zonas de la superficie marciana.

Hábitat apto para el ser humano

El equipo de arquitectos tenía el desafío de garantizar un hábitat apto para el ser humano y otras formas de vida orgánica.

Los arquitectos han buscado soluciones para crear estructuras que protegen a los habitantes de la radiación existente en Marte

Los arquitectos han buscado soluciones para crear estructuras que:

  • Protegen a los habitantes de la radiación existente en Marte
  • Aseguran el acceso indirecto a la luz solar
  • Resuelven el problema de la diferencia de presión atmosférica

La configuración urbana ha tenido en cuenta, además, los sistemas de producción de comida, aire y agua. Todo ello bajo la premisa de un uso sostenible de los recursos.

El equipo de arquitectos se encontró con el desafío de definir estructuras que garanticen un hábitat apto para el ser humano – Ilustración: Abiboo Studio.

Un acantilado en Tempe Mensa

La primera decisión fue situar Nüwa en la ladera de uno de los grandes acantilados de Marte con gran acceso a agua, en Tempe Mensa.

Un terreno abrupto y escarpado para crear una ciudad vertical insertada en la roca, protegida de la radiación y expuesta a la luz solar indirectamente.

En la pared rocosa se han planificado los “macro edificios”. Se trata de excavaciones que albergan construcciones de tipo modular para uso residencial y laboral, unidas entre sí por una red tridimensional de túneles.

El proyecto presenta tres tipos diferentes de módulos residenciales y tres de trabajo

Los módulos tienen forma tubular de 10 metros de diámetro y 60 metros de largo, con capacidad para dos plantas.

El proyecto presenta tres tipos diferentes de módulos residenciales y tres de trabajo. Estas seis categorías estándar reducen la complejidad, los costes y los tiempos de construcción.

Los módulos incluyen zonas verdes y espacios dedicadas al arte, y “áreas de nieve” que ayudan a disipar el calor y limpian el aire.

Los huertos urbanos son jardines comunitarios con animales y agua destinados a proporcionar bienestar físico a la población. Para crear un vínculo emocional con la Tierra, el equipo de diseño ha incluido amplios espacios naturales artificialmente creados.

Se les ha dado el nombre de “Green Domes” y hay de dos tipos:

  • Los que permiten la presencia humana y actúan como los parques
  • Y los que presentan vegetación experimental con atmósfera puramente marciana
Los módulos incluyen zonas verdes y espacios dedicadas al arte, y “áreas de nieve” que ayudan a disipar el calor y limpian el aire – Ilustración: Abiboo Studio.

Nüwa, ciudad vertical

Los macro edificios del acantilado están conectados por sistemas de ascensores de alta velocidad similares a los de los rascacielos en la Tierra.

La infraestructura conecta la parte inferior del acantilado, con la superior. Y tiene paradas intermedias en los “sky-Lobbies”, que conectan con los sistemas de comunicación vertical independiente de los macro-edificios.

Los macro edificios del acantilado están conectados por ascensores de alta velocidad similares a los de los rascacielos en la Tierra

El punto más alto del acantilado es la Meseta. Una extensa planicie donde se han situado las infraestructuras para la producción de alimentos, energía y los procesos industriales relacionados a dicha producción.

Por el contrario, al pie del acantilado, en el Valle, se han situado amplios pabellones destinados a la interacción social.

Estos pabellones se han diseñado con una estructura traslúcida por lo que ofrecen vistas de los paisajes de Marte. Están protegidos de la radiación exterior por amplios voladizos sobre los que se coloca material resultante de las excavaciones.

Al pie del acantilado, en el Valle, se han situado amplios pabellones destinados a la interacción social – Ilustración: Abiboo Studio.

Montaña artificial

Hospitales, escuelas y universidades, actividades deportivas, culturales, zonas comerciales y tren que comunica con el transbordador espacial

En el Valle también se contemplan estructuras específicas para albergar hospitales, escuelas y universidades, actividades deportivas, culturales, zonas comerciales. Y tren que comunica con el transbordador espacial.

Una montaña artificial, creada con material extraído de las excavaciones, es el marco visual de la ciudad y contención de la variación de la temperatura.

La elevación alojaría los sistemas de energía auxiliar, varios tipos de almacenamiento y parking de rovers y camiones espaciales.

Un asentamiento humano en Marte requiere también estructuras para que se cumplan las funciones básicas de producción de aire, agua y comida – Ilustración: Abiboo Studio.

Recursos vitales e Inteligencia Artificial

Además de las construcciones para vivir, trabajar, educarse y facilitar la vida social y el intercambio, un asentamiento humano en Marte requiere también estructuras para que se cumplan las funciones básicas de producción de aire, agua y comida.

A la entrada de cada «macro-edificio» se han colocado duchas de aire para limpiar y esterilizar como medidas de protección sanitaria

Todas las construcciones arquitectónicas contemplan aspectos adicionales de seguridad para regular la presión atmosférica interna, y ofrecen zonas de refugio para casos de emergencia.

Varios espacios de uso común se han proyectado para funcionar como cortafuegos y refugio de ciudadanos hasta la llegada de unidades de rescate.

A la entrada de cada “macro-edificio” se han colocado duchas de aire para limpiar y esterilizar como medidas de protección sanitaria.

La Inteligencia Artificial (IA) también jugará un papel importante en los estándares de los edificios de Nüwa para mantener óptimas condiciones y minimizar los riesgos.

Módulos agrícolas con atmósfera enriquecida en CO2

SONet ha optado por un sistema hidropónico que requiere menos agua y espacio que los cultivos sobre el suelo

Los cultivos por su parte, se llevarían a cabo en módulos agrícolas con una atmósfera enriquecida en CO2 pero no respirable para humanos.

Por ello está previsto que las tareas en esa zona se realicen de manera automatizada.

Para incrementar la eficiencia de los cultivos, el equipo de expertos en astrobiología de SONet ha optado por un sistema hidropónico. Este sistema requiere menos agua y espacio que los basados en cultivos sobre el suelo.

Los cultivos por su parte, se llevarían a cabo en módulos agrícolas con una atmósfera enriquecida en CO2 pero no respirable para humanos – Ilustración: Abiboo Studio.

La producción de algas, carne artificial y bacterias para el procesamiento de los desechos también se completan en este sector.

Las zonas de granjas para animales e insectos se han situado en el valle. Están próximos a espacios públicos ya que necesitan una atmósfera similar a la del ser humano para vivir.

Las zonas de granjas para animales e insectos se han situado en el valle

Para algunos animales también se ha seleccionado como hábitat los “Green Domes” y los huertos urbanos situados dentro del acantilado.

En todo caso, el espacio destinado a la producción animal es relativamente pequeño en relación con los cultivos.

El bajo consumo de carne es debido al elevado coste energético asociado a la ganadería. No sería viable o sostenible en las condiciones de Marte.

La producción de algas, carne artificial y bacterias para el procesamiento de los desechos también se completan en este sector – Ilustración Abiboo Studio.

Movilidad eléctrica

La movilidad dentro de la ciudad se realiza en dirección vertical a lo largo del acantilado a través de ascensores de alta velocidad.

Para el transporte horizontal se prevé un sistema de buses y trenes livianos. En el Valle, un sistema de estaciones de tren conectan con el aeropuerto espacial, que en Nüwa se sitúa dentro de un cráter.

Todo el transporte dentro de la ciudad se lleva a cabo en espacios presurizados a través de vehículos eléctricos.

El transporte dentro de la ciudad se lleva a cabo en espacios presurizados a través de vehículos eléctricos

La movilidad entre las ciudades por su parte, se realiza a través de buses o trenes que circulan sobre caminos pavimentados.

Nüwa está planteadao para que, tras un periodo inicial de aprovisionamiento de la Tierra, se mantenga y crezca por medios propios de forma sostenible.

Nüwa y las ciudades adyacentes absorben la población de manera exponencial.

Todos los materiales necesarios para construir la ciudad se obtienen en Marte mediante el procesamiento de carbono y otros minerales.

Los científicos de SONet y los arquitectos del ABIBOO Studio analizaron los materiales necesarios para Nüwa. Y cómo obtener y fabricar de forma local y sostenible los sistemas necesarios para la ciudad.

Todos los materiales necesarios para construir la ciudad se obtienen en Marte mediante el procesamiento de carbono y otros minerales – Ilustración: Abiboo Studio.

Cosas que debes saber sobre el proyecto Nüwa…

Proyecto Nüwa resultó seleccionado como finalista entre 175 proyectos de todo el mundo que se presentaron a la convocatoria de este año 2020 de The Mars Society. Se trata de una organización americana sin fines de lucro dedicada a promover la exploración humana y colonización del planeta Marte.

Nüwa resultó seleccionado como finalista entre 175 proyectos de todo el mundo que se presentaron a la convocatoria de este año 2020 de The Mars Society

Los finalistas presentaron sus propuestas en la convención anual del 2020 celebrada entre el 15 y el 18 de Octubre, en la que también participaron Elon Musk (Space X), George Whitesides (Virgin Galactic), o Jim Bridenstine (NASA), entre otros.

El equipo de arquitectos liderado por ABIBOO Studio ha trabajado de manera remota durante el desarrollo completo de esta ciudad en Marte, estando distribuidos en Estados Unidos, España, Reino Unido y Argentina.

La red SONet incluye a destados expertos de disciplinas tan diversas como la Astrofísica, Arquitectura, Astrobiología, Ingeniería Espacial, Astrogeología, Psicología, y Químicas, entre otros campos. Los miembros de la red están distribuidos en tres continentes.

Nüwa resultó seleccionada como finalista entre 175 proyectos de todo el mundo que se presentaron a la convocatoria de este año 2020 de The Mars Society.

25 personas de campos multidisciplinares han trabajado para que Nüwa sea una ciudad funcional y única a nivel arquitectónico, y viable desde un punto de vista científico

Más de 25 personas de campos multidisciplinares han trabajado para que Nüwa sea una ciudad funcional y única a nivel arquitectónico, y viable desde un punto de vista científico.

Autores: Guillem Anglada-Escudé, Alfredo Muñoz Herrero, Miquel Sureda, Gisela Detrell, Ignasi Casanova, David Cullen, Miquel Banchs i Piqué, Gonzalo Rojas, Engeland Apostol, Sebastián Rodríguez, Verónica Florido, Philipp Hartlieb, Laia Ribas, Owen Hughes Pearce, David de la Torre.

Contribuidores: Jordi Miralda Escudé, Rafael Harillo Gomez-Pastrana, Lluis Soler, Paula Betriu, Uygar Atalay, Pau Cardona, Oscar Macia, Eric Fimbinger, Stephanie Hensley, Carlos Sierra, Elena Montero, Robert Myhill, Rory Beard.

Alfredo Muñoz, arquitecto y fundador de Abiboo – Imagen: Abiboo Studio.

Diseño reconocido en el ámbito internacional

  • ABIBOO Studio ha sido reconocida con premios de diseño a nivel internacional y cuenta con experiencia en diferentes países del mundo.

Su fundador, el español Alfredo Muñoz, ha sido el único arquitecto entre los premiados Jóvenes Líderes Europeos

  • Trabaja con escalas de proyectos que varían desde ciudades enteras hasta pequeñas estructuras temporales.
  • El Athenaeum Museum de Chicago ha considerado al Estudio ABIBOO entre los equipos de diseño europeos más relevantes de Europa.
  • Su fundador, el español Alfredo Muñoz, ha sido el único arquitecto entre los premiados Jóvenes Líderes Europeos (EYL40).

La entrada Nüwa da vida al sueño de una ciudad en Marte se publicó primero en Con I de Intelligente.

Suscríbete ya a nuestra newsletter

IPDGrupo © 2021. Todos los derechos reservados.