¡A veces no oímos por el ruido y otras no queremos oír! Un banco cualquiera en una ciudad cualquiera. Y una conversación que no es cualquier cosa.

– No sé si a estas edades perdemos el oído por tanto ruido que hemos acumulado…

– … O porque a estas alturas ya no podemos escuchar más malas noticias.

Te lo dibujamos en conRderuido.com, el portal profesional exclusivo de IPDGrupo.com que te ofrece información para decidir sobre ruido, salud y convivenvia.



¡A veces no oímos por el ruido y otras no queremos oír!

Palabras sabias, porque a fuerza de soportar a diario durante muchos años de la vida el ruido que nos rodea (tráfico, aviones, trenes, vecinos, fábricas, discotecas, etc., etc., etc.) la salud se resiente.

Y la perdida de audición es una realidad de la que nos advierten los especialistas médicos de forma insistente y con toda la razón.

Perdida de audición que no suele llegar de golpe, sino con los años de la exposición a la contaminación acústica, el ‘asesino escandaloso’ en la ciudad al que se refiere la OMS.

Otra cosa es que no queremos angustiarnos con el ruido que genera el mundo: pandemias, guerras, y miles y miles de noticias para llorar.

Lo dicho, que a veces el ruido no nos deja oír y otras no queremos oír. Otra cuestión es ‘pegar el oído’…

La entrada ¡A veces no oímos por el ruido y otras no queremos oír! aparece primero en Con R de Ruido.

Suscríbete ya a nuestra newsletter

IPDGrupo © 2022. Todos los derechos reservados.