El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz-Escudero ha participado en la jornada ‘Desafíos de un nuevo modelo de gestión sanitaria”.

Ha sido organizada por el Hospital La Paz de Madrid, la biofarmacéutica UCB, IE University y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA).

Te lo contamos en pereznoesraton.com, el portal profesional de IPDGrupo.com que te ofrece información para decidir sobre salud y bienestar.

Es necesario avanzar hacia un modelo en red que supere los compartimentos estanco verticales y que potencie todos sus recursos, que apueste por el valor de la experiencia y el reconocimiento del liderazgo de los profesionales sanitarios.

Desafíos de un nuevo modelo de gestión sanitaria

Ruiz-Escudero ha destacado que hay que avanzar en la utilización de los datos y su análisis para mejorar la gestión de los recursos y disponer de un sistema más resolutivo.

“El análisis de datos solventes nos ha permitido, durante la pandemia, tomar decisiones para salir adelante y poder establecer predicciones. En los datos puede estar el éxito o el fracaso de una gestión”, ha subrayado el consejero. Ha destacado que es necesaria una apuesta decidida por la ciencia, la tecnología y la investigación como pilares que sustenten cada transformación del sistema sanitario.

Teresa Martín-Retortillo, presidenta de IE Exponential Learning de IE University, ha señalado:

“Estamos viviendo momentos únicos y de profunda transformación, donde las organizaciones, tras la tormenta, han visto de lo que son capaces».

«El descubrimiento de nuevas herramientas de gestión son protagonistas del cambio que necesita el sector sanitario para multiplicar la capacidad de innovar y crecimiento”.

Reconocimiento del liderazgo de los profesionales sanitarios

En esa transformación, Ruiz-Escudero ha señalado que para avanzar hay que cambiar algunos aspectos con bastante celeridad. “La pandemia nos ha obligado a agilizar modificaciones y replantearnos muchas cuestiones de nuestra gestión sanitaria que debemos empezar a aplicar”.

Una de ellas es la importancia de la flexibilidad, la capacidad de adaptación y la elasticidad que se debe dar en todos los escalones sanitarios. A su juicio, es necesario avanzar hacia un modelo en red que supere los compartimentos estanco verticales. Y que potencie sus recursos, que apueste por el valor de la experiencia y el reconocimiento del liderazgo de los profesionales sanitarios.

Otro aspecto fundamental, según el consejero, es la humanización de los procesos que debe acompañar a todos los avances que se vayan produciendo en el proceso de digitalización.

Finalmente, ha destacado la necesidad de potenciar la colaboración público-privada “que ha vuelto a demostrar su eficacia y su compromiso en la gestión de la pandemia”, y que contribuirá a aportar respuestas rápidas y eficientes.

Colaboración público-privada

Juan José Ríos, director médico del Hospital La Paz, ha resaltado que la atención médica ha experimentado una extraordinaria evolución científica y técnica. Un escenario que se ha visto acompañado de cambios económicos, culturales y sociales que han transformado los roles y relaciones entre gestores, profesionales y pacientes.

“Esta nueva realidad coexiste con una percepción de crisis y de incertidumbre en el sistema sanitario, subrayado por la pandemia de la COVID-19. Esto condiciona la insatisfacción tanto en pacientes como en profesionales y gestores, y cuestiona la viabilidad del propio sistema”, ha asegurado.

Realidad sanitaria actual y venidera

Desde ese enfoque, “esta jornada ha pretendido descubrir algunas de las claves de la realidad sanitaria actual y venidera, sus retos y los nuevos modelos de liderazgo que deben surgir para llegar a un punto distinto al de partida”.

Una propuesta “fruto de una ilusión compartida que supone la colaboración entre instituciones públicas, empresa privada y el mundo académico”.

Pau Ricós, director general de UCB Iberia, ha resaltado que esa colaboración púbico-privada es necesaria por razones económicas y la búsqueda de nuevos instrumentos de financiación innovadores.

Y por la “necesidad de agilizar los procesos que permitan actuar de forma rápida ante situaciones como la que hemos vivido con la pandemia”.

“Pasamos de un modelo tradicional con unos roles más rígidos a otro mucho más colaborativo e inclusivo que parten de una base de confianza y que tiene en cuenta a todos los agentes sanitarios”, ha asegurado.

Se está produciendo un cambio hacia la medicina genómica donde los datos de salud y enfermedad son imprescindibles en la toma de decisiones.

Trabajar en redes colaborativas

El doctor Julio Mayol, director médico del Hospital Clínico San Carlos, y miembro de la Junta Directiva de SEDISA, ha hablado sobre la transición epidemiológica.

En este campo, Mayol ha resumido los cinco grandes problemas que afectan a cualquier sistema sanitario desde el punto de vista de la gestión y que “seguimos sin resolver”, apunta.

Por un lado, -ha explicado- “la enorme variabilidad en calidad y resultados de las actuaciones sanitarias; el daño que causan nuestras intervenciones (lo relativo a la seguridad del paciente) pero que no medimos; el gran desperdicio de recursos en hacer cosas que no añaden valor; la enorme inequidad y desigualdad que genera nuestro funcionamiento lo que nos lleva a infradiagnosticar e infratratar a unos y sobrediagnosticar y sobretratar a otros; y la falta de prevención en la atención sanitaria”.

En ese escenario, el director médico resalta que para transformar se debe innovar en tres elementos al mismo tiempo:

  • crear un nuevo modelo de negocio en el que se trabaje en redes colaborativas.
  • tener en cuenta la gestión de recursos: tiempo, financiación, personal…, incluso el impacto medioambiental de las actuaciones.
  • implementación de la tecnología.

Farmacogenética

Pablo Lapunzina, director científico de CIBERER, hace un llamamiento a la necesidad de que se tengan en cuenta los estudios de genética poblacional. En este sentido ha sido categórico al asegurar que “la farmacogenética es importante porque salva vidas y ahorra dinero”.

Se está produciendo un cambio hacia una medicina genómica donde los datos de salud y enfermedad son imprescindibles en la toma de decisiones.

“La salud pública debe incluir datos genómicos poblacionales que ayuden a prevenir enfermedades evitables en la descendencia. Y a detectar enfermedades de manera temprana, entre ellas tumores y patologías cardiovasculares”, ha asegurado.

Modelo socio-sanitario

A su juicio, nos enfrentamos a cómo llegar a un diagnóstico a través de los estudios genéticos y a nuevas formas de calcular los riesgos y predecir enfermedades y su evolución.

Finalmente, el doctor Jaime Espín, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) ha destacado que los sistemas sanitarios deben mejorar su financiación pública ya que, por un lado están infrafinanciados y, por otro, entre el 20% y el 40% se gasta de manera ineficiente.

“Debemos dejar de hablar de eficacia para hablar de efectividad. Hay que integrar el modelo sanitario en otro socio-sanitario, y empezar a colaborar y realizar negociaciones conjuntas de medicamentos para conseguir mejores resultados en salud”.

Liderazgo en la gestión sanitaria

La tercera mesa de la jornada reunió a diferentes gestores que hablaron sobre su experiencia a la hora de liderar el equipo del centro para lograr los mejores resultados.

Los ponentes coincidieron en afirmar que es fundamental contar con un proyecto y unos principios que fundamenten ese liderazgo.

Una buena comunicación y la confianza en los profesionales sanitarios completan las claves de una buena gestión sanitaria.

The post Desafíos de un nuevo modelo de gestión sanitaria appeared first on Pérez No Es Ratón.

Suscríbete ya a nuestra newsletter

IPDGrupo © 2021. Todos los derechos reservados.